Jaramanda, grandes descensos

 por los ríos del mundo

 

video de salto por la catarata de pijoazul

grandes descensos en piragua

por los ríos del mundo


agradecemos a todas aquellas personas
que nos han facilitado la edición de esta
presentación

especialmente al piragüista profesional
Francisco Hontanares Gaztelu por cedernos
desinteresadamente sus fotografías

también a todos los participantes que
año tras año nos permiten sobrevivir

la música de fondo sólo puede oírse abriendo esta  página con el navegador Internet Explorer.


all rights reserved-2014


biografía de Paco


sus grandes descensos anécdotas en sus descensos

 

 

 

 

 



biografía de Francisco Hontanares Gaztelu


bebe Pacojotas

Francisco Hontanares Gaztelu, nació en Berritz (Guipuzcuac) en mil novecientos no importa.

 

 

Las primeras imágenes de nuestro campeón, no dicen nada especial de él, era como un niño cualesquiera, nacido en el seno de una humilde familia de industriales vascos.

 

Hasta que cumplió los ocho años, pasaba los veranos en el caserío de sus padres. Sus vecinos lo recuerdan bien, pues ya a esa corta edad destacaba en el levantamiento de piedras. No había nadie que rivalizara con él.

 fotografía de Paquito a los 3 meses doblando un barrote de la reja de la ventana del caserío donde pasaba los veranos.

Viendo su padre, D. Luis Hontanares de Amurrutia, las habilidades de Paquito para cargar inmensas piedras, se decidió por abrir una tienda de electrodomésticos.

 

comunión de Pacojotas

Hasta cumplir los 18 años, el joven Paco, fue  jefe de la sección de desplazamiento de lavadoras en la tienda de su padre.


Paco, sabe que gracias a aquel cargo que tuvo el honor de cumplir, su cuerpo se fue modelando para terminar convirtiéndose en un atleta de reconocido prestigio internacional.



"Sin cargar lavadoras a dos manos hasta un quinto sin ascensor no se llega a ningún lao" como dice él cuando recuerda su feliz juventud.

en la foto: primer remo de Paquito, un inesperado regalo por hacer la comunión.


Por otra parte, Paquito había recibido por su primera comunión un regalo muy especial. Un remo de kayak. Quizás el hecho de recibir un remo solamente y no tener el kayak, creó en el niño una extremo deseo interno de navegar que hasta entonces no había observado. Aquél fue otro gran incentivo que agradece.

 

Pacojotas de fiestuki

En la adolescencia de Paquito aquél deseo de navegar fue acrecentándose, más y más.



Ese gran deseo le llevaba a montarse sobre cualquier cosa siempre que podía, ya que su escaso sueldo le impedía realizar el sueño de campeón.



Por aquél entonces el precio de estos artículos de lujo era prohibitivo, y tampoco era un deporte demasiado extendido. Los años fueron pasando
.


a falta de kayaks, el adolescente Paquito se montaba en todo lo que podía

Un golpe de suerte: un boleto premiado de lotería y Paquito no sólo compró el mejor kayak, dejó su cargo en la tienda de su padre y comenzó a viajar por los ríos de todo el planeta.

 

Paco mojado 2015

Pero, ¿por dónde empezar?


La elección del desierto de Lambidia en Láfrica para hacer sus primeros kilómetros y entregarse al deporte no fue casual. Todos esos años de juventud deseando abrazar a su pasión le llevó a decantarse por la inmensa soledad de aquellos parajes exentos  por entero de tiendas de electrodomésticos.


Y allí, en completa intimidad, comenzó su gran azaña deportiva, descender los ríos más grandes del mundo en piragua y tan sólo con una especie de faldina corta de esparto, lo que convertía también lazaña en una auténtica: aventura en pelotas.


primera imagen de Paco en el río Mojando de Lambidia donde comenzó su periplo.

El reconocimiento mundial por sus grandes éxitos deportivos y científicos le llevó a recibir premios de todo tipo.

 

Paco recibiendo la Gran taza de Oro

Uno de los primeros fue la entrega de la Gran Taza de Oro con Churros, reservada a grandes atletas de indiscutido valor. Recibida en sesión privada del Rey de Talandia (país desarbolado).

 

 

Por la desinteresada labor de investigación llevada a cabo en sus descensos en piragua para las sociedades Pritish Maps y Pritish Birds of the world, (sociedades que llegaron a descubrir: la primera un río entero nuevo; y la segunda: 12 especies nuevas de murciélago marsupial, 4 de serpientes ciegas y 2 de lagarto invidente, más el descubrimiento de la gusarapa de la luz que atribuyeron también a Paco en agradecimiento) iba a recibir otro reconocimiento sin parangón.

Paco recibiendo la Gran Cruz Aurea

La Espléndida Gran Cruz Aúrea de Oro del Todo Verdadero le fue entregada en el Palacio de WalkingAnd por la mismísima reina de Laterra.



Recibió también en este Palacio un honor absoluto, nunca dado a otra persona y que probablemente jamás volverá a otorgarse.
Pacohontas pudo sentarse en las rodillas del Rey consorte un ratillo. Bueno, aunque algunos dicen que sencillamente no se dio cuenta y se sentó allí sin saberlo, dudamos mucho sobre su posible repetición histórica.

 

Y muchos más premios, no te creas, que aquí no nos extenderemos.

 

Paco en la presentación de su Guía

Desde  el año dos mil no importa, es Doctor en medicina por el Centro de Estudios Oficiales sobre Enfermedades y Miasmas Acuáticas de la Universidad de Gibraltrá (Paña).


Ha escrito dos libros: "
Las mil maneras de morir en una piragua" y " La Guía rápida de las patologías comunes que ocurren en los descensos en piragua" . Libros basados en su experiencia al realizar descensos en piragua por innumerables ríos de todos los continentes (excepto la antrátida).

 

En dos mil da igual, abre su tienda de piraguas on liness "Kayakskeduelen" donde vende todo tipo de kayaks y sus complementos envueltos en la filosofía "el deporte sin dolor no es deporte".


Pacohontas ofreciendo una rueda de prensa tras su último libro. Abajo, entrenando la maniobra de esquimoteaje.

Recibe su apelativo Pacohontas debido al juego de su nombre y apellidos  en comparación con la protagonista de una famosa película de Walt Sidney.

maniobra de esquimoteaje


También, en algunos diccionarios quimales puede aparecer como Pacojotas. Así le llamó la tribu Copete y cuya traducción literal es "Paco, el que baila raro en el agua", que algunos piensan que es meramente una distorsión por la cercanía de su pueblo natal con Zaramoza.
Maneja un exclusivo kayak monobloque en madera noble y se propulsa con un remo del tipo mamporrera.



Desayuna todos los días agua con poso o mosa, rancia de tres días.

 

Todavía está soltero y realiza todos sus negocios desde el río Tiétar, cuyo descenso aún no ha terminado.

 


los mejores descensos en piragua del mundo realizados por Francisco Hontanares                              volver parriba del to
mapa de ríos raros del mundo
río Mojando río Nylon río Alzamonas río Asaltos río Meagopipí río Raska
lío ladiaktivo lío Ya sé río Little Walabí río Koniek río Tiétar

 

 

 


 descenso en piragua del río Mojando
ataque d cocodrilo en el rio Mojando

En los 1.350 km. de cauce del río Mojando (Láfrica Sudoccipital), Paco no sólo tuvo que enfrentarse a terribles rápidos, violentas cascadas y curvas llenas de sorpresas inesperadas como las temibles acumulaciones de troncos.


Atravesó aguas infestadas de manadas de feroces hipopótamos, grandes cocodrilos y pasó noches en vela escuchando todo tipo de movimientos cerca de sus improvisados campamentos.

Paco huyendo de sus fans

Aunque las picaduras de mosquitos, los chupetones de las sanguijuelas, los incesantes revoloteos de la mosca parda del junco...hubieran hecho desistir a cualquiera, Paco, comenzaba a sentir el especial encanto del sufrimiento en sus viajes.


En estas primeras ocasiones, sin tener todavía demasiada experiencia, basaba su alimentación natural mayoritariamente en caracoles, gusanos y carroña.


El paludismo, el escorbuto y las llagas en sus labios le hacían darse cuenta que sólo un hombre como él sería capaz de conseguir la proeza. En aquellos momentos duros recordaba incesantemente las palabras de aliento de su padre.
"Sarna con gusto no pica hijo mío".


dos imágenes del descenso del río Mojando

Un mes y medio después de partir de las sierras del Tongo, aparecía en aparentes buenas condiciones sobre las playas de la desembocadura del Mojando en el océano Talántico.

 

 


            descenso en piragua del río Nylon
Paco acechado por un cocodrilo del nylon

Inmediatamente después de descender el Mojando, Paco, gracias a ese ansia que había guardado durante años, trabajando en la tienda de su padre, se atrevió con el primer río del continente lafricano. El río Nylon con sus más de 6.000 km. de longitud, nace en las montañas Moradas y en su recorrido debe rebasar acarreando la piragua 13 presas y  7 embalses.



Nuevos peligros acechan a cualquier valiente que se atreva a descenderlo. A parte de la dificultad en sí del recorrido, en su primera parte y debido a las aguas termales, varios tramos se rebasan a 75,3 grados centígrados de temperatura. Este hecho hace necesario tomar medidas serias para evitar la negrura del piragüista.  Aún así, sufrió los efectos de la rescocedura sangrante.

En la imagen de arriba, las altas temperaturas del agua, le obligaban constantemente a descansar en la orilla. Abajo, Paco, ya en la desembocadura, pasando entre las famosas ruinas del templo del faraón Tutankabrón (Komosiempre- Ejito).

El piojo escorpión del nylon atacó en varias ocasiones a nuestro excursionista, sin embargo, pudo comprobar que, aunque algo indigesto, el bicho aporta sendas calorías.

Paco entre las ruinas del templo de Nefertiti

Por lo demás, como en todo río lafricano, tuvo que hacerse respetar al descender las presas por algunos de los moradores de las orillas más temibles como el león rajachandal, la yena o la serpiente bufadora agarranalgas.


En este gran río lafricano su dieta había sido más generosa gracias a los abundantes cocodrilos que se acercaban a devorarlo. Su remo simétrico del tipo mamporrera se había convertido en un arma letal. Producto en venta.


Tras su llegada a las playas de la costa de Ejito, Paco, ya conocido mundialmente por su azaña, recibió la cruz de la orden de " la valor concentrada", dió las gracias, descansó unos días y comenzó su recorrido por las Méricas.

 

 


 descenso en piraguas del río Alzamonas
Paco entre los nenúfares del Alzamonas


Cuando apareció en Salvador de Mechupeunpie, cerca del nacimiento del río
Alzamonas, ya en todas las Méricas era famoso. Ahora nuestro campeón iba a intentar descender el río más largo del mundo en solitario y en pelotas.


Todas las fotografías de sus grandes saltos , así como sus travesías por los espectaculares rápidos se encuentran en su libro:
" mil maneras de morir en una piragua". En el vídeo de yo tuve del inicio de esta página podemos ver uno de sus grandes saltos, en esta ocasión, sobre la cascada de Pijuazul (desde aquí le agradecemos púdicamente que nos lo cediera by de face pa la web).



Diremos sólo que en varias ocasiones tuvo que correr para evitar ser apareado en la selva por tribus un poco más primitivas que él. Este era uno de los peligros a los que menos quería exponerse para no entretenerse demasiado.

en la foto de arriba, nuestro piragüista disfrutando de las picaduras de los insectos. Abajo, Paco, en otra parada, esta vez: una meadita.

El curso medio del Alzamonas se convirtió en un lugar muy duro al tener que remar arrastrando las plantas de la superficie. Un buen lugar para hacer músculo.

Paco parado en el Alzamonas


Como relata en su libro, en relación con el Alzamonas:
"
lo que más me gustó es el sacrificio que siente tu cuerpo al notar la resistencia de las hojas en cada palada, el ligero escozor de la piel al sentir el veneno de sus flores y la constante subida de adrenalina que producen las continuas picaduras de insectos en tu cuerpo".


Y también nos cuenta: "el máximo placer que sentía eran las picaduras en la axila, ya que al tener el resto del cuerpo descubierto terminas acostumbrándote a esa sensación, además, previene contra la laxilosis"



Los caimanes, serpientes, pirañas, peces eléctricos, arañas, hormigas y demás bichos peligrosos fueron incrementando su alimentación de una forma sana y natural junto con alguna hierba de la orilla y las sabrosas lombrices y caracoles...

 

 


descenso en piragua del río Asaltos
Paco en un rápido del río Asaltos


De paso y como le pillaba relativamente cerca, Paco, no quiso dejar pasar la oportunidad de conocer también el río Asaltos en la  Mérica del Sur, al otro lado de la cordillera Quietina. El río no es que sea de los más largos pero, en cambio, le iba a dar la oportunidad de conocer los más terribles rápidos y la experiencia de dejarse caer por unas de las cascadas más difíciles del mundo.

 


Los  mayores riesgos ahora ya no estaban fuera del río. La velocidad del agua corriendo  por entre grandes y amenazantes rocas hizo de la aventura un esfuerzo continuo de mantener el quilibrio para no dar la vuelta y dar con la cabeza en alguna piedra. Paco, nunca usó casco en ninguna de sus aventuras ya que como dice en su libro, al que ya habíamos citado más arriba, las mil maneras de morir en una piragua:
" los golpes en la cabeza durante un descenso en piragua, son agradables avisos de peligro, ayudan a mantenerse despierto y evitan el tedio y la desesperanza".

Saliendo de una cascada. Las mejores fotos en su libro.

Por lo de más, en el río Asaltos no hubo otras menciones a destacar, no había animales venenosos ni dañinos. En ese aspecto muy aburrido.

 


descenso en piragua del río Maeagopipi
Paco asustadoen el río Meagopipí



Los 4.500 kilómetros del río Meagopipi en  el estado de Tekansas comienzan en una balsa de agua a los 3.024 m. de altura para terminar en el océano Atalántico en la ciudad de Myflower.


No tiene especiales saltos, los más grandes sólo de 15 m. de altura, es por tanto un río aburrido para Paco, pero necesario para completar su colección de azañas.


Pero no hemos de quitar riesgo a este río, plagado de ejemplares del oso hambrino de gafas, del puma de afeitar cogotes o de los salvajes lobos pandilleros gigantes. No debemos olvidar que Paco tiene que hacer paradas en las orillas para buscar dónde pasar noche, para deponer o para hacer sus necesarias  500 flexiones y reflexiones diarias.

Dos imágenes de Paco descendiendo el río Meagopipi

En el río Meagopipi pudo degustar  filetitos crudos con algas verdes de serpiente de cascabel acuática.

Paco buscando peritivo en el río Meagopipí



Pero, ¿por qué le es tan fácil a Paco alimentarse allí donde parece que no hay nada que llevarse a la boca?. Uno de los recursos alimenticios para un piragüista que no desea detenerse y perder el tiempo en preparar bocadillos y esas cosas es el macro plancton. Como nos explica  en su ya conocido libro: "¡En la piragua sólo no come quien no quiere comer!. Tan sólo abriendo la boca al atardecer cientos de mosquitos entran solos en tu estómago. Como el esfuerzo en buscar alimento es nulo, pues la misma velocidad del descenso nos permite atrapar estos insectos, el resultado es fantástico. Una hora engullendo mosquitos gratis es como un buen filete de ternera. Para la sal chupo alguna piedra..."

 

 

Pero los mosquitos ofrecen algunos problemas no especialmente relacionados con su digestión. Uno de ellos es la temida inflamación del labio, patología estudiada en su libro: "guía rápida de patologías comunes que ocurren en los descensos en piragua". Otro es ingerir al conocido como mosquito trepanador de Oklajoma, sólo residente en 2E2U. Este mosquito bígamo y monocolor, una vez ingerido trepana el estómago instalándose en el pulmón izquierdo donde al revolotear causa gran picor, tos y sudoración.

 

 


descenso en piragua del río Raska
Paco entre los hielos del río Raska

Fue precisamente en este viaje a Laska cuando Paco, recibió de los nativos el cariñoso nombre de "Pacojotas", nombre que traducido al pañol significa "Paco,el que baila raro en el agua". Sin embargo es más común la traducción en lengua sejona por "Pacohontas", pues por la similitud  fonética se le denominó así equivocando el nombre con la protagonista de una famosa película de Walt Sidney.



No obstante, a nuestro campeón, siempre le gustó más el apelativo de los nativos quimales y por ello firmó su primer libro como "PacoJJ".


El río Raska, de apenas 8oo kilómetros de longitud nace en las montañas Pretas, Tiene unos cuantos gélidos saltos de más de 8 metros pero sólo están disponibles durante 2 semanas al año por lo que hay que darse prisa para no quedar bloqueado por el hielo.


descenso entre los hielos del río Raska en Laska, 2E2U.

En esta ocasión y debido a los vientos áticos; por primera vez en el descenso del río Raska viajó bien abrigado. Aunque en todo momento, debido a la falta de costumbre, se sintió muy pretúrico.

Paco sudao en el río Raska

El color del abriguito de Paco no fue una de sus mejores elecciones. El rojo parecía atraer sobre él continuamente a grandes ejemplares del gran oso molar. Quizás el parecido al color del salmón, o quizás por su mismísimo olor a salmón podrido. Nuestro piragüista no pudo en ningún momento parar a dormir en ninguna orilla, era demasiado peligroso, siquiera en su piragua, ya que se acercaban nadando...debió de ser cansino.

 

Ya en la desembocadura del río Raska en el océano Malísimo tuvo que terminar antes de lo previsto pues notaba que era seguido permanentemente por un grupo de orcas de río.

 

Por lo demás, no tuvo ningún problema en alimentarse en marcha. Allí no era necesario esperar al atardecer para tragar y tragar mosquitos. Durante todo el día eran una fuente de proteína descomunal; los había en tal cantidad que ya tenía sus preferencias. En sus relatos nos cuenta que el más sabroso de todos era el mosquito absorvedor (palotes chupans) y cerraba la boca ante el empalagoso sabor del mosquito picaojos (palotes joputis)

 

 


descenso en piragua por el lío ladiaktivo
Paco de samurai en el lío ladiaktivo

Fue difícil la decisión de descender el Ladiaktivo. A pesar de ser un tentador río de rápidos bravos en buena parte de su recorrido, de ser el  más largo del Tapón, había un serio inconveniente: los taponeses habían cambiado el nombre del río por  éste,  más bien para identificar el tipo de peligro que contenía que por quedarle chuli.  Anteriormente el río se llamaba Tsungo Chunami y también era peligroso por la marejadilla (vez en cuando).


El ladiaktivo siempre fue un río raro, raro, pues es el único en el mundo del que no se tiene una medida sacta de logitud, y ello debido a que es también el único río do globo que continua y continua mar adentro con sus orillas y todo
, pero sólo los martes y jueves.

Dos fotografías de Paco durante el descenso del lío ladiaktivo, la primera cerca de su nacimiento en el monte Fujicolor y la de abajo, ya en su final, que ese día estaba próximo a las costas de Tchinandia.

En cualquier caso, todas las precauciones al descenderlo serían pocas. El ayuno tuvo que ser permanente y Paco tuvo que respirar menos. Acostumbrado a remar con la boca abierta por lo de la alimentación macro planctónica, en este caso fue obligado entrenar una nueva forma de respiro.

Paco en el lío ladiaktivo


No había nada que comer, todo era sumamente peligroso, no se podía beber....había que hacer el recorrido en menos de tres días y sin parar. En esta ocasión Paco tampoco fue en pelotas, pues preocupado por nene, se hizo fabricar un calzoncillo de plomo...por si aca.


Algunos representantes de la fauna del lío con los que Paco pudo cruzarse en esa ocasión pero de lejos (también por si aca...) fueron los rebautizados: mono de la tos yodao, nutria exudadora del selenio, carpín infecto gamma, buhito constrictor del radón, gallineja de la fiebre negra, salamandra del quiste albóndiga gigante, carcoma ocular, mosquito hiervesopas...


También hubo que tener cuidado con el taponés amigable blanquecino y con pisar los zurullos de taponés con dialea que generan hongos plutónicos.

 

 

 


descenso en piragua del lío Ya sé
Paco urticando en el río Ya sé

Y ya que estamos en Lasia constinental, pues como no descender el larguísimo lío Ya sé. Asín que después de asistir a una semana de eventos mediáticos para recibir unas cuantas medallitas. Como la que le impuso el Emperador de Talandia (el país desarbolado). Pacohontas, llenó bien lestómago y palante.


El lío
Ya sé con sus más de 6.000 kilómetros le iba a costar más de un mes. Este si que tenía pinta de aventura de la buena. Nuestro héroe metió su piragua en Cajá Baratá, ya en el Cíbet. Allí fue despedido por un tal Sal ahi y Salta.


Aquí sólo vamos a resumir algunas de sus sensaciones generales porque sería inapropiado descubrir las páginas de su libraco.

Las aguas marrón clarete del lío Ya sé permanentemente acompañaban el descenso de Pacohontas. Lo que me recuerda que estas fotos no deben ser de allí...bueno, ya las cambiaré.

La inmensa variedad de peligros con los que tuvo que enfrentarse es difícil de resumir ahora. Su dieta, eso sí, fue muy generosa por la cantidad de caracoles, mosquitos, moscas, gusanos, saltamontes, chinches y otros sabrosos bocados que encontraba por doquier.

Paco, debe al lío Ya sé su leve amuñosis que nunca pudo ponerse en tratamiento al no tener tiempo de entretenerse en buscar al culpable de la mordedura.


Las incesantes caídas cerca del nacimiento sobre aguas de un marrón clarete entorpecían su incipiente técnica del escamoteaje y ocultaban grandes rocas donde aparentemente debía de haber profundidad. El casco de su kayak monobloque de madera noble (completamente original) quedaría seriamente dañado debiendo parar varios días en un poblado Marput donde eran diestros en el arte de injertar piraguas de madera.

 


También cuenta encuentros con el delfín amputador, con la cobra saltarina del fango, con un telefante, fue mordido por un murciélago misionero. Tres meses que dieron de sí muchas anécdotas que cuenta en su libraco. Paco llegaba muy cansino y, a punto de terminar quedó dormido y cuando despertó  detrás de un recodo insular, estaba en Laustralia. Constinente de su siguiente aventura.

 

 

 


 descenso en piragua por el río Little Walabí
Paco cagado por un murciélago en el río Little Walabí

Descender el río Little Walabí, el río soterrizo (subterráneo) más largo del mundo era un reto difícil de evitar cuando se desea realizar actos tan espectaculares. Sí, a Paco le gustaba el espectáculo. El Little Walabí, más conocido por los amigos por Lilí, no había sido descendido nunca jamás, si quiera un cacho, sus 800 kilómetros eran desconocidos para la ciencia y paraguay.





La sociedad cartográfica Pritish Maps se interesó inmediatamente por el proyecto, así que le hicieron llegar un lujoso cuaderno de notas con funda de plástico, dos lápices, una escuadra milimetrada y una linterna para que a medida que descendía fuera haciendo las anotaciones del recorrido (curva a la izquierda, recto....en fin, esas importantes notas para mapas). La sociedad ornitológica Pritish Birds, que vivía al lado de la Pritish Maps y que se enteró de la aventura porque el portero de la finca les enseñó el paquete que le enviaban por Pritish Urgent Paquets, impuso ese mismo día un giro postal a Gamberra (Laustralia). Su intención es que uno de los socios activos de la sociedad le entregase para el viaje 4 sendos botes de cristal con tapa hermética para que Paco, ya que estaba, fuera recogiendo insectos raros o bichos en general. Sir Jonas Maddleman cumplió su misión.


Arriba, momento de ciencia, Pacohontas descubriendo una de las doce nuevas especies de murciélago rabioso marsupial ciego que le vomitaba desde el techo de la gruta. Abaho, llegada a la desembocadura del Lilí en el mar de Pasmania.

La entrada del Lilí, estaba cerrada por una losa de cemento cola pa que no se cayera nadie allí. Eso retrasó el momento de su entrada al agua unos días ya que el concejal de agujeros cerrados en el campo que era quien tenía la llave estaba pahí. Esto me aconsejó que lo pusiera solamente a efectos reivindicativos.

Paco con flemón en el río Lilí

El recorrido, todo en la oscuridad, fue muy espeso. La linterna, se la dieron sin pilas y por tanto sólo pudo hacer anotaciones iluminado por la gusarapa de la luz, una de las nuevas especies que descubrió (gusilux pacohontanariae en su honor). Según nos contó fue lo único que comió en la expedición y quizás lo que le salvó de la más infinita negrura, pues su incremento (imposición) al acumular tantos restos de gusarapa resplandecía fuertemente y de esa manera encontraba la barca cuando despertaba de sus siestinas.

Los cabezazos, golpetazos, tortazos, trompicazos y otros que se pegó fueron interminables. Cualquier persona hubiera o hubiese perecido allí. Todo lo perdió por el camino: botes, cuaderno...Parecía que la fuerte inversión de las sociedades pritánicas iba a ser un fracaso.


Sir Jonas Maddleman, que era muy racional el hombre, sin decir nada a nadie, estuvo sentado a la salida del Lilí, junto al mar desde que Pacohontas comenzó el descenso y claro, todos los bichos autóctonos del río fueron saliendo a medida que Paco los iba espantando. De esta manera,  logró recuperar los 4 botes con tapa (presumiblemente también debió trincar los lápices, la escuadra, el cuaderno y la linterna de la Pritish Maps pero lo negó absolutamente) y además fotografiar doce nuevas especies de murciélago rabioso marsupial (8 de ellas ciegas y 4 también), siete de serpientes ciegas venenosas y dos de lagarto oscuro invidente (lacerta invidens maddlemaniana I y II, porque claro está todo lo bautizó ipso facto en la Ficina de bichos Patentes y Marcas menos patentes de bichos).

 

 

 

 


descenso en piragua del río Koniek
Paco esperando al tigre tiberiano en el río Koniek

Varias semanas en el hospital de Gamberra para superar los múltiples traumatismos físicos y mentales del largo descenso soterrizo y llegaba la hora de volver a Leurope. Tras el reconocimiento de las dos sociedades pritánicas, Sir Jonas Maddleman acercó por gratitud a nuestro campeón hasta las islas Chiquitinas en su velero. Desde allí, Paco, partió bordeando la costra de Tchinandia y luego acarreó la piragua hasta los montes Plurales para embarcarse en el descenso del río Koniek.

El
Koniek, fantástico río de 4.800 kilómetros lo iba a volver a dejar frente a las costras de Tapón, pero su sueño de encontrarse cara a cara con los tigres tiberianos de colmillo gordo merecía tal desviamiento en su ruta de vuelta a casa.

Sería la última vez que se enfrentase a temperaturas tan bajas y en pelotas. La mala experiencia en el río Raska le hizo abandonar la idea de volver a navegar con abriguito. Las heladoras aguas que tuvo que descender le enjutaron el pulmón derecho y sus extremidades nunca habían estado tan moradas.

Dos imágenes de Pacohontas acercándose prudentemente a la orilla del Koniek para deponer. Este era un momento especialmente peligroso pues el inevitable ruido de su finter le impedía escuchar atentamente la llegada de algún tibre tiberiano de colmillo gordo.

Lo peor como nos relata, fue al principio, los grandes rápidos que descendió en los Plurales lo mantenían continuamente mojado y, de esta manera, al tener las piernas congeladas, el  peso de su embarcación era mayor. La escarcha le había llegado hasta el interior del epicentro y a veces su remo mamporrera se atascaba en las placas de hielo.

Paco desembarcando para deponer en el río Koniek

En esta ocasión, las bajas temperaturas del comienzo del recorrido le impidieron alimentarse del sabroso macro plancton, no obstante, la abundancia de bichos congelados de todo tipo (algunos ricos, ricos) paliaron aquella falta.

En varias ocasiones pudo observar la silueta del escaso tigre tiberiano, sin embargo el esperado encuentro no llegó hasta los LLanos de Ur. Allí, cuando la orilla del Koniek se convierte en inmenso bosque, el fuerte olor a Paco atrajo a varios sucesivamente. Los tigres, espectadores de excepción, miraban descender al atleta, inmóviles, esperando el momento de atacarlo. "Eran instantes para remar despacio y mirarlos a los ojos en la seguridad que me ofrecía el agua, tan disuasoria para los gatos".

Cumplido su capricho de niño campeón, la última parte del recorrido la bajó a una media de 250 km al día y en menos de un mes se presentó en la costra.

 

 


descenso en piragua del río Tiétar
Paco en el río Tiétar, 2016

Había dejado claramente lo mejor para lo último. Este apacible río del oeste de Leurope, con tan sólo 150 km. de longitud era posible descenderlo en un sólo día a la velocidad que Pacohontas  le imprimía a su remo. Sin embargo, nuestro campeón en este caso y excepcionalmente prefirió realizar aquí, una navegación ligera, relajada, elegante y apacible.



En sus aguas no había cocodrilos, ni hipopótamos, no nadaban en él pirañas, ni serpientes. No acechaban en sus orillas tigres, osos, pumas o lobos. Por no haber no había ni mosquitos...entre sus suaves remadas podía pensar, oler las flores, sentir el canto de los pájaros....Descansaba en sus orillas allí donde la cálida arena se había acumulado formando blanditas dunas.

Ultimas imágenes de Pacohontas, feliz en el río Tiétar. Arriba posando para unos turistas. Abajo, ensimismado con el  olor de la flor del saúco.

Podía dejar aparcada su piragua y acercarse a los pueblos cercanos a degustar una verdadera comida bien hecha, olvidando eso de comer bichos y algas. "Es que como lo que tenemos aquí cerca no hay nada". Y qué decir de sus gentes, tan encantadoras....

Paco navegando el río Tiétar

Seis años y medio dura su descenso por el río Tiétar. En ese intervalo de tiempo obtuvo, por correspondencia, su doctorado en medicina por el Centro de Estudios Oficiales sobre Enfermedades y Miasmas Acuáticas de la Universidad de Gibraltrá (Paña).

 

Y muy centrado en la investigación, recopilando todas sus experiencias en sus grandes descensos escribió sus dos libracos: "Las mil maneras de morir en una piragua" y  "Guía rápida de las patologías comunes que ocurren en los descensos en piragua" .En palabras de Pacohontas: "El libro recoge todas esas patologías y enfermedades que habían pasado inadvertidas para la gente común por dejaos, cuando todas ellas tienen un tratamiento sencillo interviniendo durante el mismo descenso con el fin de no parar una bella navegación por problemas efímeros"

 

Y allí sigue, pues todavía no ha llegado a la mitad de su descenso. Ahora, parece que escribe cosas relativas al apéndice. Sus cosas, que algún día contaremos aquí.

 



las mejores anécdotas de los descensos en piragua del campeón Paco Hontanares Gaztelu

volver parriba del to

Paco atacado po el piojo escorpión del río Nylon A ambos lados de estas líneas podemos ver las fotos de un ataque del piojo-escorpión gigante del río Nylon. Destacaremos la sangre fría del animal que no dudó en subirse a nuestro Paco y  esa tremenda tranquilidad de Pacojontas, que, supo en todo momento esperar a que este monstruo venenoso bajase la guardia para aplastarlo en un rápido  golpe de kárate. Paco dando kate a piojo en el río Nylon
Paco cagado por serpiente en el río Alzamonas
Cuando una serpiente venenosa te ataca lo importante es no moverte, contener la respiración...Dado que Pacohontas, ya había previsto esta posibilidad, antes de descencer el peligroso río Alzamonas, tomó dos cápsulas antigases, con lo  que también pudo contener otros eventos físicos durante las aproximadas tres horas que la serpiente estuvo encaramada en su cabeza.

Paco meado por serpiente en el río Alzamonas
Paco con caracoles en los mismos De esta rueda de prensa Paco no guarda demasiados buenos recuerdos. Justo antes de descender el lío Ya sé, en Cajá Baratá, (delante de 27 corresponsales de prensa de una pluritud de países, y de un millar de cibetianos que estaban lavando túnicas...) un ejemplar de cuervo de resorts (corvus defecans turistae) le envió un gran ejemplar de regalo aviar. Pero eso no iba a enturbiar aquel gran momento. Paco cayendo por una cascada

Pues nuestro campeón instantes después recibió la despedida más sincera y simpática de todos sus descensos. Todos los cibetianos le vitoreaban ¡zurullo, zurullo! , que debía querer decir: bravo, bravo). Desdeluego, fue  un momento impresionante que recuerda con gran cariño.

Sin embargo, por pudor, avergonzado y con un gran picor en los ojos saltó inmediatamente la primera cascada para que el ácido no le estropease sus arcaicas lagañas.

Paco enamorao en un descenso por el río Tiétar,2016 Pero no todas las anécdotas han sido evidentemente relativas al riesgo y peligro de estos descensos salvajes, pues existe una más: de cómo Paco conoció el amor durante uno de sus múltiples recorridos.
imagen de orb,2016

Aquí podemos verlo enamorado y suspirando durante la travesía en piragua del Lago de los Peces Mordedores (Tramo del río Meagopipí en Yuta). También podemos observar un orb y varios puntos como morados en la foto de la derecha y como a la izquierda de la misma. Quizás pueda ser uno o varios ovnis. Igual la envío a Cuatro Quinquenio.

Enfin, aunque más de uno verá este hecho como uno de los mayores peligros a los que Pacojontas pudiera haberse visto expuesto, digo lo del amor, no lo de los ovnis.
La verdad es que estuvo diez minutos o más manteniendo una remada ligera, parecía ido y no fruncía el ceño (como otras veces) al recibir las mordeduras sangrantes de los peces del lago.

Todo volvió a la normalidad cuando Paquillo, unos metros adelante, pudo ver con nitidez, que el alce  asesino que lo seguía, no era, precisamente, la niña de coletas que le había provocado semejante estado de alteración.

 

Paco en las gélidas aguas del río Raska

Claro está que muchos de ustedes se estarán preguntando por otros muchos detalles como por ejemplo, el tipo de piragua que usa, dónde puede adquirirse, los remos...
Bien, Pacojontas usa un kayak monobloque en madera noble. Sólo tiene dentro el hueco justo para que quepan sus piernas, el resto es madera maciza. Realmente la piragua no flota, pues sin Paco se hunde. Es un kayak especialmente concebido para él, pues, dada su gran corpulencia al remar, consigue que la piragua ascienda del fondo Además como nos contó, así no se la llevan.
 

paco bajo el glaciar Pepito Negruno

En cuanto al remo, también está hecho en madera de nogal, de una sola pieza, tipo mamporrera, 12 kilos en seco.
Paco no lleva nunca bidón, es muy despistado y le da rabia perderlo.  De todas formas hizo un curso de survival y le cogió gustillo a los juncos con lombriz, que es una merienda muy saludable y se encuentra en todos los cursos de agua por lo tanto no necesita tampoco guardar nada. Tampoco bebe Toca Mola, sólo agua con poso o mosa.
Puedes si deseas consultarnos más datos sobre Pacojontas, los contestaremos ya que nos llevamos bien con él.
                        volver parriba del to


otras secciones de humor:


tienda kayaks
 

riesgos del piragüismo

encuentros con alienígenas
 

 

 

Página creada en enero de 2014, una fractura de tibia y peroné tuvo la culpa, disculpen las molestias. Ultima modificación 23 de marzo de 2017